Turismo

Naturaleza y Parques

Gelves es una localidad donde predominan sus zonas verdes convirtiéndola en un lugar agradable para vivir y visitar. Además de contar con grandes parques naturales como “El Pandero”, “Los Manantiales”, “El Cañuelo”…cuenta con dieciséis parques urbanos acondicionados para que, mayores y niños, los hagan formar parte de sus vidas.

No se puede entender el municipio de Gelves sin su vinculación a la naturaleza. Rodeado por la Cornisa del Ajarafe y por el río Guadalquivir, sigue siendo el lugar idílico para vivir y visitar, descrito en algunas obras literarias como vergel, por sus finas aguas, frondosa vegetación y fértiles huertas, capaces de ofrecer una alternativa idílica para pasar largas temporadas fuera de la capital de Andalucía.

Este parque se encuentra situado en una antigua finca del mismo nombre de propiedad municipal en la falda de la cornisa del Aljarafe, en su parte más norte. Lo más significativo de esta zona verde es la existencia de animales de granja en semi libertad que hacen las delicias de los visitantes más pequeños, quienes acuden con frecuencia para ofrecerles alimentos, convirtiendo este acto en toda una costumbre local. Cuenta además con una amplia zona de barbacoas en su parte más próxima a la cornisa y restos bien conservados de un antiguo acueducto románico (s. XVI). Alrededor de este último se ha creado un interesante jardín donde se puede disfrutar de gran variedad de plantas aromáticas que ofrecen un paseo muy agradable e instructivo a sus visitantes.

En su recuperación se incidió sobre todo en la rehabilitación de elementos como minas piedra molinode agua, manantiales, albercas, una noria y el mencionado acueducto. También se ha conservado una parte de su estructura de huerta en los terrenos comprendidos entre la noria y los restos del cortijo, manteniendo las especies vegetales que poseen interés paisajístico, además de sustituir los naranjos del resto de la finca por especies autóctonas, arbóreas y arbustivas, que dotan al espacio de mayor interés y diversidad.

El Parque del Pandero es una oportunidad de disfrutar de la plena naturaleza dentro de la localidad y a pocos kilómetros de la capital. Naturaleza, historia y ocio se unen en este parque cuidado y mimado para que familias y visitantes puedan admirarlo en todo su esplendor.

Esta amplia zona verde debe su nombre a las aguas que fluyen de manera natural y ancestral del subsuelo de los terrenos donde se encuentra ubicado: la cornisa del Aljarafe. Inmerso en pleno casco urbano y con una extensión de 3,5 Has., ofrece una parque Los manantialesimportante variedad de espacios y ambientes a sus visitantes. Las enormes pendientes del terreno propiciaron la construcción de una gran cascada que desembocan en las albercas a donde se han reconducido los mencionados manantiales. Característica es también la existencia de una gran pradera de césped y un atractivo eucaliptal, donde pasear y disfrutar de la naturaleza en su estado más puro.

Gracias a lo sinuoso y encrespado de los senderos que lo atraviesan ha servido para albergar diversas competiciones deportivas. La mano del hombre se percibe tan sólo en la replantación y el cuidado de especies autóctonas, la limpieza y la colocación de mobiliario urbano, tan necesario para el mayor disfrute de los ciudadanos. El agua es su principal protagonista con gran cantidad de acequias, albercas, canales atravesados por puentes, así como una fuente bebedero en su parte central.

Su vegetación está repleta de especies silvestres como el olivo, las amapolas, el jaramago y los “vinagritos”, lo que da una idea de su excelente estado de conservación natural. En cuanto a las especies animales, son las típicas de áreas antropizadas, aunque cabría destacar el elevado número de mariposas, dándole a la cornisa una importante diversidad zoológica.

Al sur de la Cornisa del Aljarafe se extiende el Parque del Cañuelo tomando su nombre de un antiguo cortijo situado en sus alrededores. Cercano también al casco urbano, ofrece un lugar ideal para buscar la conexión con la naturaleza en un remanso de paz.

Este Parque cuenta con caminos interiores que no interfieren en el paso del agua por acequias y canales. El agua, protagonista de esta zona junto a la vegetación centenaria, es quien marca el trazado de caminos y fuentes de este enclave.

El Parque Del Cañuelo conserva elementos del antiguo cortijo del Cañuelo y la entrada manierista a una antigua mina de agua cuyos pasadizos atraviesan la cornisa, según las creencias populares.

Temporalmente cerrado al público por mejoras.

Este tramo del Corredor Verde del Área Metropolitana de Sevilla discurre por el valle del Guadalquivir, exceptuando la parte de la cornisa del Aljarafe, donde se encuentra Gelves. Se extiende a lo largo de una zona de suaves pendientes y fácil acceso constituida por vías pecuarias y por la ribera del Guadalquivir.

El trayecto conectará los municipios de Coria, Palomares del Río, Gelves, Mairena del Aljarafe, San Juan de Aznalfarache, Sevilla, Camas y Santiponce con el resto de tramos del citado corredor verde. Esta iniciativa ofrece a ciclistas y paseantes un nuevo espacio para el ocio y la formación ambiental.

El Corredor Verde Metropolitano de Sevilla sirve de nexo de unión para un área muy urbanizada facilitando el transporte no contaminante. El trazado, que no sufre interrupciones, conecta con los carriles bicis urbanos ya habilitados o en proyecto de Sevilla, Dos Hermanas y Aljarafe.

La conexión con el tramo anterior se realiza una vez que el carril bici se separa del río Guadaira buscando el Parque de La Corchuela. En este punto, si se toma el camino a la derecha en dirección hacia Coria del Río, se llega hasta la barcaza que cruza el Gualdalquivir y lleva al núcleo urbano de Coria del Río.

Desde este punto la ruta se desplaza por la Colada del Callejón de la Magdalena, enlazando con el Cordel de Ugena hasta llegar al núcleo de Palomares del Río. El paisaje de esta zona es totalmente agrícola.

La siguiente población que se atraviesa es la de Gelves, a la que se llega por la Colada de Gelves. El paso a este término municipal se produce en el cruce de dicha Colada con la glorieta de acceso a la urbanización Simón Verde, y concluye en el cementerio de Gelves. Se trata de un tramo con una ligera pendiente inicial que desaparece tras 200 m, conformando un trazado llano que discurre por el borde de la Cornisa del Aljarafe con unas excelentes vistas de Sevilla y del valle del Guadalquivir. Este recorrido se encuentra situado entre los parques de La Cornisa y de Los Manantiales.

Tras atravesar un tramo urbano y el parque “El Pandero”, el Corredor Verde discurre por la Cornisa del Aljarafe concluyendo en el polideportivo de San Juan de Aznalfarache, donde se une con el trazado que discurre por la ribera del Guadalquivir.

Una vez pasada la población de Camas se toma la desviación a la izquierda por el cordel del Alamillo, entre el cortijo de Gambogaz y el camping Giralda, terminando en el Conjunto Monumental de Itálica, en Santiponce, que transmite todavía el esplendor de esta antigua ciudad roman